La Atlantida en Cádiz


Como en el último post no quedó muy bien librado el programa de cuatro, Cuarto Milenio, quiero en esta ocasión contar alguna cosa buena del mismo. En el programa de este último domingo se invita, ni más ni menos, que al ex-minitro Manuel Pimentel, que vino a presentar su libro “el librero de la Atlantida”.

Me encantó las cosas que dijo Pimentel sobre la vergüenza histórica que se siente en este país cuando se habla de la Atlantica, que el mismo Platón, primera persona que dejó por escrito su leyenda, la situó un poco más allá de las Torres de Hércules, es decir, en las marismas gaditanas, y nunca nadie ha explotado esa tradición, dejando que incluso otras gentes la hayan llegado a ubicar lejos de nuestro país, cuando, con casi toda probabilidad, la ubicación más correcta según los datos dados por el propio Platón, se encontrase en la costa andaluza.

El tema de la Atlantida se trata en el programa, no solo por la presentación del libro de Pimentel, sino por las investigaciones que una universidad alemana hizo en las las marismas de Doñana a raíz de unas fotografías de un satélite en las que se veían sumergidas estructuras que podrían ser los dos templos que, según Platón, existían en la Atlantida dedicados a Poseidon.

Pero Pimentel no se limitó a hablar de hipótesis más o menos creíbles, sino que dio algunas pistas que, según sus propias palabras, un escritor como es él puede adelantar sin miedo, pues no es un científico que, quizás por miedo a perder su reputación, nunca las expresaría públicamente. Y habló no solo de las pistas de las piedras, como son los restos arqueológicos, sino de las costumbres humanas, que dejan muchas más pistas. Y siguiendo esas costumbres, habló de la palabra Al-Ándalus, que según él y otras fuentes (ver wikipedia, por ejemplo), no está claro su origen y significado, existiendo varias tesis sobre su origen, siendo una de ellas la tesis atlántica, que la que hace derivar de “al-Ándalus” del griego Atlantis o del latín Atlanticum.

Otra pista de estas costumbres humanas relacionadas con la leyenda es la tradición taurina. Parece ser, según Pimentel, que una forma de conseguir honor y fama en la antigüedad era encerrarse en un templo circular dedicado a Poseidón con un toro bravo y enfrentarse a él sin armas, solamente con la inteligencia y una red. Esto relacionaría la tradición taurina andaluza con la existencia, hace 11.000 años, de la Atlantida y sus ritos a Poseidon.

Pimentel no defiende en ningún momento estos hechos como verdades absolutas, pero reconoce que, si en algún momento existió la Atlantida que Platón dio a conocer al mundo, los andaluces tienen la mayor probabilidad de ser sus actuales descendientes, y este hecho debería de servir para que desde España se investigase y se explotase ese mito como algo propio de nuestra cultura. En otros muchos lugares del mundo con muchos menos datos se adjudican orígenes y tradiciones ancestrales que nunca estuvieron documentadas con la precisión de la Atlantida, que, recuerdo una vez más, ni más ni menos que el propio Platón nos la colocó en nuestro país.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: